Los conflictos en la empresa familiar son discrepancias o desacuerdos que surgen dentro de una empresa gestionada por miembros de una misma familia. Estos conflictos pueden ser más complejos y emocionales debido a la superposición de relaciones familiares y de negocios. También puedes consultar en esta página la sección: Preguntas frecuentes sobre el conflicto en la empresa familiar.

Aquí hay algunas características y tipos comunes de conflictos en empresas familiares:

  1. Conflictos de Intereses: Pueden surgir cuando los intereses personales de los miembros de la familia chocan con los intereses de la empresa. Por ejemplo, un miembro de la familia puede priorizar su beneficio personal sobre el bienestar de la empresa.
  2. Problemas de Sucesión: La sucesión, especialmente la elección de quién dirigirá la empresa en la próxima generación, es una fuente común de conflictos. Puede haber desacuerdo sobre si un sucesor es apto o sobre cómo se debe llevar a cabo el proceso de sucesión.
  3. Problemas de Rol y Responsabilidad: Los límites entre roles familiares y roles empresariales a menudo se mezclan. Esto puede llevar a confusiones sobre responsabilidades y autoridad, causando conflictos entre los miembros de la familia.
  4. Diferencias en la Visión y Estrategia: Los miembros de la familia pueden tener visiones diferentes para el futuro de la empresa, lo que puede llevar a conflictos sobre la dirección estratégica.
  5. Problemas de Comunicación: La falta de comunicación efectiva es un problema común en las empresas familiares. Los malentendidos y la falta de diálogo abierto pueden exacerbar los conflictos existentes.
  6. Envidia y Competencia entre Familiares: La rivalidad entre hermanos o primos, por ejemplo, puede influir en las decisiones empresariales y generar conflictos.
  7. Distribución de Beneficios y Compensaciones: El desacuerdo sobre cómo se distribuyen los beneficios y las compensaciones entre los miembros de la familia puede crear tensiones.
  8. Integración de Miembros No Familiares: La inclusión de empleados o gerentes que no son miembros de la familia puede causar conflictos, especialmente si se percibe que tienen un trato preferencial o viceversa.

Resolver estos conflictos a menudo requiere una comunicación abierta, la creación de políticas claras sobre roles y responsabilidades, y a veces la ayuda de asesores externos para proporcionar una perspectiva objetiva.

El Tribunal Supremo considera lícita la retribución del administrador interpretando la voluntad mayoritaria

El Tribunal Supremo considera correcta la interpretación de la voluntad mayoritaria expresada en la Junta, impidiendo prosperar la acción social sobre la administradora para recuperar lo percibido como retribución, al no haber sido aprobado por la junta, cuando fueron aprobados en el mismo acto los demás ejercicios, aduciendo que se trató, en relación con dicho ejercicio, de un mero descuido.

Preguntas frecuentes sobre el conflicto en la empresa familiar

Cuáles son los conflictos más frecuentes:

Entre las problemáticas más frecuentes encontramos los relacionados con la misma relación familiar, el tan frecuente problema de la sucesión como fuente de conflictos de todo tipo y otros propios de una evidente falta de profesionalización en la empresa:La sucesión: es un momento crítico que implica muy distintos problemas a nivel familiar, patrimonial y empresarial.
Superposición de dos sistemas, familia y empresa: dobles roles y falta de separación entre ambas áreas.
Preferencias personales: no diferenciar entre los afectos y el bien de la empresa en la gestión a la hora de atribuir sueldos o puestos.
Un sistema excesivamente personalizado: falta de flexibilidad y exceso personalismo en la dirección.
La emotividad: trabajar con familiares puede añadir un componente extra emocional en cualquier interacción.
Choque generacional: las ideas de las generaciones más jóvenes chocan con la visión tradicional.
No saber delegar: delegación desdibujada, en ocasiones por la existencia de personas imprescindibles.
La falta de mecanismos: ausencia de reglas y tratamiento de situaciones problemáticas.
Responsabilidades confusas: superposición de roles y funciones sin definición clara o indefinidos.

8 conflictos en la empresa familiar:

– Conflictos en la empresa familiar en ámbito del Derecho laboral
1. ¿Qué régimen de contratación de familiares se debe escoger?
2. El encuadramiento en la Seguridad Social de los socios y administradores
– Conflictos en el ámbito del Derecho mercantil y societario
3. Transmisibilidad de acciones y participaciones sociales
4. Establecer un pacto de socios
Ámbito del Derecho tributario en empresas familiares
5. Arrendamiento de inmuebles como actividad económica
6. Inspecciones de hacienda
– Conflictos civiles y ámbito del derecho procesal
7. Establecer cláusulas penales en los protocolos familiares
8. Sucesión generacional en la empresa

¿Cómo se resuelven los conflictos?:
Estrategias clave para gestionar el conflicto familiar en las empresas:
  • Establecer canales de comunicación claros y fomentar un ambiente en el que los miembros familiares se sientan seguros para expresar sus opiniones y preocupaciones.
  • Definir roles y responsabilidades, establecer políticas y procedimientos formales, así como un protocolo familiar que garantice que todos los miembros de la familia conozcan las reglas de operación de la empresa.
  • Promover un ambiente de respeto mutuo y comprensión, donde se escuchen y respeten opiniones diversas con el fin de lograr el bien común. En casos de conflictos más complejos, considerar la participación de un mediador o asesor externo con experiencia en conflictos familiares y empresariales que pueda guiar el conflicto hacia una solución común.
  • Proporcionar capacitación a la familia en habilidades de comunicación efectiva, negociación y resolución de problemas que permita separar lo personal de lo profesional.
  • Promover el aprendizaje común a partir de los conflictos que se viven y con esto apoyar el desarrollo profesional y personal de los miembros de la familia.

¿Tenemos pensado algún mecanismo de mediación para la resolución del conflicto?:

La mediación preventiva consistiría en la elaboración, a través del proceso de mediación y con anterioridad a la manifestación del conflicto, de un protocolo familiar, es decir, de un acuerdo marco entre los miembros de la familia que establezca las reglas que esa familia desea darse a sí misma para regular la vida de la empresa y la relación entre esta última y la familia. Se trata de lograr un acuerdo para conducir las actuaciones familiares en la empresa, que contribuye a la gestión de eventuales incidencias que se pueden producir en el ámbito de la familia y que están relacionadas con la empresa familiar, para tratar de prevenir o minimizar los conflictos internos, aportar cauces de solución de los mismos cuando surjan y, además, facilitar los procesos de sucesión generacional en la empresa.
¿Cómo evitar conflictos en la empresa familiar?:
El objetivo, más que evitarlos, es gestionarlos. Hay quien piensa que la familia es como Disneyland, donde todo es de color rosa. Se tiene que controlar la intensidad y duración. El mejor antídoto es la comunicación, que es el mejor aceite para las relaciones. Tenemos que crear espacios y momentos de comunicación sincera y empática respecto a temas de empresa y de familia. Se tienen que tener en cuenta los principios de la comunicación: escuchar, no prejuzgar, no juzgar en público, hacer preguntas abiertas… Se puede mejorar la comunicación, pero la semilla más importante se planta en la niñez.